Hamas ejecutó a dos palestinos por cooperar con Israel

Palestino en Rafah. - Ap   Agencia

Palestino en Rafah. - Ap Agencia

Gaza |

El Gobierno de Hamás ejecutó hoy en Gaza a dos palestinos condenados por un tribunal militar por colaborar con Israel, en la primera aplicación de la pena de muerte en territorio palestino desde mediados de 2005, según fuentes médicas y la ONG de derechos humanos Al Nizan.

Se trata de Muhamad Ismail, de 32 años, y Naser Aby Frayey, de 35, originarios respectivamente del campo de refugiados de Yabalia, en el norte, y de Rafah, en el sur, informó la edición digital del diario israelí "Yediot Aharonot", mientras que los medios palestinos les identifican sólo por sus iniciales.

Sus cadáveres fueron entregados esta mañana al hospital Shifa, en Gaza capital, confirmaron fuentes de ese centro médico.
Según la sentencia judicial, los ejecutados habían pasado información a Israel y provocado así la muerte de cientos de civiles y milicianos palestinos durante la ofensiva israelí en Gaza "Plomo Fundido", de diciembre de 2008 y enero de 2009, que dejó unos 1.400 palestinos muertos, en su mayoría civiles.

El mes pasado, la Fiscalía General de Gaza declaró que la ejecución de penas de muerte extraordinarias era "no sólo necesaria, sino una obligación legal" y el ministro del Interior, Fathi Hammad, confirmó que se ejecutaría a los "agentes" de Israel pese a las objeciones de los grupos de derechos humanos.

En Gaza hay al menos otras 18 personas condenadas a pasar ante el pelotón de fusilamiento o ser ahorcadas, mientras que en Cisjordania están pendientes de cumplimiento tres sentencias capitales falladas por tribunales militares.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y líder de Al-Fatah, Mahmud Abás, rechaza firmar la aplicación de penas capitales, un requisito que exige la Ley Básica palestina para el cumplimiento de la pena de muerte.

La rúbrica es imposible de conseguir dada la situación de división entre las dos principales facciones palestinas: Al Fatah, que controla Cisjordania, y Hamás, que está al mando de Gaza.

Ambos grupos permanecen particularmente enfrentados desde que en junio de 2007 los hombres de Hamás expulsaron de Gaza a las fuerzas de seguridad leales a Abás en seis días de sangrientos combates.

A esto se suma que los islamistas no reconocen la autoridad de Abás desde enero de 2009 por agotamiento de su mandato.
La ley palestina considera "alta traición" pasar información al enemigo, lo que castiga con la ejecución.

La última vez que se había aplicado una sentencia de muerte en territorio palestino fue en julio de 2005, cuando cuatro hombres fueron ahorcados en la prisión central y un quinto fue fusilado por la Policía.

No obstante, durante la citada ofensiva israelí un número indeterminado (32, según la ONG Human Rights Watch) de sospechosos de colaboración con Israel fue ajusticiado extrajudicialmente por Hamás.

Comentarios