martes, 28 de abril de 2009

Por: Eduardo Kucharsky Asport

La frase del día:

“Cuando se descubre un estado de paz el comportamiento adictivo cesa”

Eduardo Kucharsky A.

Los estados de paz en nuestra vida son estados mentales, emocionales y corporales absolutamente necesarios para poder pensar con claridad y con total sinceridad consigo mismo.

Los estados de conflicto que tenemos con las diferentes partes de nuestra vida o con otras personas nos conducen a estados de ansiedad y de estrés oculto y no reconocido que van destruyendo nuestra salud, nuestra felicidad interior y nuestra alegría de vivir. Aunque parezca extraño, estamos en conflicto inconsciente con muchas de nuestras partes y con muchas partes del universo y esos conflictos nos hacen crear conductas adictivas con las cuales pretendemos experimentar una paz interior que verdaderamente deseamos tener y vivenciar; cuando vivimos en estados de conflicto, dichos estados se van extendiendo a las partes más queridas y amadas de nuestra vida y vamos causando dolor a los seres que más amamos y condenamos a nuestro propio cuerpo a vivir en permanente estado de estrés que al final hace que todo lo que hagamos en ese estado -el estado de estrés- neutralice todo el valor y todos los méritos que tengamos por que si llegamos a enfermarnos, ningún triunfo ni ningún logro tendrá sentido ni para nosotros ni para los demás.

Aprender a reconocer los estados de conflicto en los que vivimos nos permite reconocer los odios que llevamos dentro y cuando conseguimos analizar con la luz de la conciencia dichos odios que no quisiéramos admitir, descubrimos que todos esos sentimientos oscuros son sólo prejuicios y estados mentales no analizados, pues nunca conviene tener en el alma emociones y sentimientos negativos pues lo que hacen a la larga es destruir nuestra propia salud y nuestra propia armonía que tenemos en nuestro mundo familiar.

El estado de paz se puede crear cuando se toma conciencia de la profunda necesidad que tenemos de crear paz entre nuestro yo y las diferentes partes de nuestro ser y también con las otras “células” que son las otras personas.

Las conductas adictivas o las conductas negativas nos muestran con que partes de nuestro ser estamos en conflicto o con qué otras partes del organismo “humanidad” mantenemos un estado, también de conflicto y de pelea interior.

Una vez que identifiquemos las partes con las cuales vivimos en conflicto, podremos crear paz, perdonándonos a nosotros mismos por esos criterios negativos y por nuestros afanes para culpar a los demás y perdonando también a nuestras partes internas a las que desaprobamos o también a las otras personas que consideramos el mal de nuestra vida y de esta manera reestableceremos los estados de paz que nos suministran salud, vigor y la capacidad de resolver problemas dentro de un marco de referencia dentro del cual todos ganamos y todos salimos beneficiados. Ejercicio: Cierre los ojos, respire profundo y luego pregúntese: ¿Con qué o con quiénes estoy en conflicto y por qué? ¿Vale la pena para mi vida este conflicto? y luego de hacerse estas preguntas reconcíliese mentalmente con cualquier cosa, con cualquier idea o con cualquier persona y comience a crea paz en ese aspecto de su vida; su cuerpo, su alma y sus seres queridos se lo agradecerán.

Nota para nuestros queridos lectores: El seminario de Inteligencia Emocional anunciado “LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LA FAMILIA” se realizará el sábado 23 de Mayo 2009 (23-5-09) de 8 a 13 horas y las inscripciones ya están abiertas en los teléfonos 2488284-72513317-70160955 y puede asegurar sus plazas inscribiéndose con la debida anticipación; los cambios y mejoras que se producen son sorprendentes y perdurables.

Si desea conversar con el autor acerca de estos temas o consultar acerca de cualquier problema que tenga, puede hacerlo llamando al 2488284 o al 72513317.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada